Los probióticos

Los probióticos

Una dieta saludable y balanceada debe proveer nutrientes esenciales en cantidades suficientes para una buena salud, sobre todo en la infancia, donde la alimentación necesita ser reforzada con alimentos que contribuyan al crecimiento y a la vez ofrezcan el beneficio de protección que tanto requieren los niños en la etapa de desarrollo.

Un grupo de alimentos que no debe faltar en la alimentación de los pequeños es el grupo de los lácteos debido a su gran aporte nutricional, donde destaca su contenido de calcio y proteínas. Pero además de estos nutrientes importantes, existe un grupo de sustancias esenciales para la salud, llamadas probióticos.

Los probióticos son un grupo de microorganismos que habitan en nuestro sistema digestivo y se encargan de mantener su buen funcionamiento. Se encuentran a través de todo el tracto gastro-intestinal, pero con mayor concentración en los intestinos, cumpliendo con funciones específicas de protección del organismo.

Además de formar parte natural de nuestro cuerpo, los probióticos se producen naturalmente en muchos alimentos fermentados o encurtidos, y pueden ser añadidos en alimentos como la leche, el queso y el yogurt.

Las investigaciones sugieren que los probióticos se encargan de ayudar a reforzar las defensas de nuestro organismo contra bacterias nocivas que pueden causar infecciones o molestias estomacales, pero además cumplen con otras funciones: 

  • Forman una barrera protectora a nivel intestinal;
  • Ayudan a disminuir el riesgo de infecciones gastrointestinales causadas por gérmenes y bacterias;
  • Ayudan a regular el funcionamiento y motilidad de los intestinos,  promoviendo la evacuación de los desechos;
  • Contribuyen a la buena absorción y producción de vitaminas como biotina, riboflavina, folatos  y vitamina K. 

El consumo diario de probióticos, puede ayudar a mantener la salud del sistema digestivo y a su vez, reforzar el sistema de defensa.

Es Bueno Saber: los probióticos necesitan alimentarse de nutrientes especiales para su lograr su correcto funcionamiento. Estos nutrientes son llamados fibras prebióticas. Los alimentos que contengan probióticos y a su vez fibras prebióticas son la combinación perfecta para ayudar fortalecer las defensas del sistema digestivo de los niños.