Meriendas saludables para tus niños

Meriendas saludables para tus niños

Las meriendas deben incorporarse en la alimentación diaria de cada niño, ya que tienen la función de brindar un aporte adicional de energía y nutrientes para satisfacer las necesidades adicionales que ellos necesitan para su crecimiento y desarrollo.

 

¿Qué función tienen las meriendas?

Las meriendas son fundamentales para recargar la energía que se invierte en las actividades matutinas del colegio (recreo, práctica de deportes y horario de clases), y la misma debe ser ligera, pero a la vez nutritiva y balanceada.

 Durante las horas de colegio y entre actividades físicas intensas, las meriendas con alimentos que contengan proteínas de alto valor biológico, combinados con alimentos fuente de carbohidratos, son adecuadas para mantener al niño alerta hasta la hora del almuerzo.

 

¿Qué alimentos debe incluir la merienda?

La merienda debe proveer al menos una selección de cada uno de los 6 grupos de alimentos: granos, cereales y papa;  hierbas y verduras; frutas; carnes; leches; azúcar y grasas.

 

Recomendaciones:

 

  • Incluye alimentos altos en fibra como panes integrales y cereales de grano entero, frutas, vegetales, nueces y semillas.
  • El contenido de alimentos con grasa y altos en azúcar debe ser reducido.
  • Al momento de hacer las compras, permite que tu niño elija los alimentos que le gustaría consumir, pero aliéntalo a escoger frutas, vegetales, panes y cereales integrales, por ejemplo, de esta manera estarán más interesados en consumirlos.
  • Ofrece diariamente al menos dos tiempos de merienda, uno a media mañana y otro a media tarde.
  • Estipula horarios fijos de comida, esto contribuye a regular el sistema digestivo, a la vez que promueve buenos hábitos de consumo, donde el niño aprende que existe un tiempo y espacio para consumir en orden y tranquilidad los alimentos.
  • Las meriendas son una buena manera de presentar nuevos alimentos. Ofrécele variedad de alimentos y novedosas preparaciones, para hacer la comida más divertida.
  • Incluye un juego o una actividad para aprender acerca de un nuevo alimento.
  • Permite que los niños se involucren en la preparación de sus meriendas, enseñando las diferentes formas de cocción.

 

Qué debemos evitar:

 

  • Sustituir jugos de frutas naturales o frutas enteras por bebidas gaseosas.
  • Ofrecer alimentos o golosinas como recompensa a un buen comportamiento.

 

Para que una merienda sea nutritiva y balanceada, debes combinar tres grupos de alimentos:

 

  • Energéticos: carbohidratos y grasas que proporcionen energía, como por ejemplo cereales para el desayuno, pan con mantequilla y galletas.
  • Formadores: alimentos que aporten proteínas, que son esenciales para el crecimiento, como por ejemplo queso, que además aporta calcio a los huesos, batidos con alimentos a base de leche, yogurt y rollitos de embutidos.
  • Protectores: alimentos que aporten vitaminas, minerales y fibra, como por ejemplo: frutas y verduras (banano o palitos de zanahoria con queso).