Para tu hijo que ya cumplió 1+

Nutrición Especializada

Deficiencia de peso en niños

Familia Sonriendo | Mundo Padres | Nido Centroamerica

¿Te has preguntado alguna vez si tu hijo está creciendo adecuadamente?

Es muy común tener dudas al respecto, sin embargo algunas veces no le prestamos la debida atención a este tema. 
A partir del primer año de vida hasta los 5 años, la velocidad con la que crecen los niños disminuye y luego aumenta nuevamente. Durante esta etapa (1 a 5 años) aparece una disminución normal del apetito y de la ingesta de alimentos, sin embargo, los padres suelen confundir este suceso natural con la deficiencia de peso. La deficiencia de peso es la ganancia de peso por debajo del límite recomendado para su edad. La ganancia promedio de peso adecuado para un niño de 1 a 3 años es de 0.5 libras por mes; y en niños de 3 a 5 años es de 4.5 libras por año. 
 

¿Por qué se da la deficiencia de peso en los niños?

Hay muchos factores que determinan la deficiencia de peso en niños, como por ejemplo: prematuridad, bajo peso al nacer, ausencia o cese temprano de la lactancia materna, padecimiento continuo de enfermedades infecciosas, ingesta deficiente de nutrientes, presencia de parásitos, entre otros.
Que el niño haya sido prematuro o haya nacido con bajo peso limita la ganancia de peso normal en el primer año de vida, sin embargo, con el aporte adecuado de nutrientes el niño puede llegar a desarrollarse hasta alcanzar su peso ideal. 
 

¿Cómo se detecta?


La evaluación del peso suele ser la manera más confiable para determinar una deficiencia de peso en niños ya que existen métodos clínicos para detectarlo utilizando curvas especiales, no obstante, hay signos que nos dan idea de deficiencia de peso como: delgadez, mejillas hundidas, ojos saltones; y síntomas como: niño muy quieto, aislado y con debilidad.
La falta de apetito, suele ser normal en esta etapa, más no la anorexia o ausencia total del consumo de alimentos. La anorexia es considerada un trastorno alimenticio asociado a los sentimientos y puede aparecer en la niñez ya que la alimentación de ellos está muy ligada al estado emocional que presenten, al ambiente familiar y el entorno en que vive, en este momento, el rechazo total a los alimentos aumenta la probabilidad de que el niño presente deficiencia de peso posteriormente.
 

Consecuencias


La deficiencia de peso en edades tempranas puede condicionar el desarrollo motor y mental del niño, puede retardar el desarrollo corporal y la aparición de características sexuales en la adolescencia temprana y repercutir negativamente en el desarrollo social en la edad adulta.
 

¿Qué hacer?


Los padres deben adoptar el papel de principales responsables del cuidado de sus niños con una vigilancia oportuna en su alimentación. Es importante saber que esta alimentación debe incluir todos los grupos de alimentos ya que todos son necesarios para su desarrollo. Sobre todo, las proteínas, que son necesarias para la formación de tejido; las podemos encontrar en los lácteos (leche, quesos, yogurt, entre otros), las carnes (pollo, pescado, res, cerdo) y menestras; los carbohidratos, los cuales son fuente de energía y los podemos encontrar en el arroz, las verduras, los vegetales, las frutas y las menestras; y por último las grasas que son indispensables para el desarrollo del cerebro del niño, sobre todo de fuentes como aceites vegetales Omega 3 y 6 presentes en los alimentos a base de leche especializados. Es importante evitar que el niño coma alimentos pobres en nutrientes como: refacciones poco saludables, bebidas gaseosas y azucaradas, ricitos, dulces, frituras y comidas rápidas (chatarras).
En esta etapa, el niño no se vale de sí mismo para cuidar su salud correctamente, es la familia y principalmente los padres, son los responsables del desarrollo corporal y social del niño. Los padres deben dar el ejemplo en cuanto a alimentación ya que los niños suelen copiar lo que los adultos hacen; además de mantener la armonía en el entorno donde permanece el niño para que se desarrolle adecuadamente.


Fuente: Brown, Judith E. Nutrición en las diferentes etapas de la vida. Capítulo 10, páginas: 266- 271. Editorial Mc Graw Hill. Estados Unidos. 2010.